DOLOR Y GLORIA

A veces acudimos a ver el mar, y aunque ni siquiera lo sepamos no buscamos la imagen, se acude para sentir el agua, la espuma, y ni ese fuera nuestro deseo, pues acaso es el recuerdo corporal que despierta la saliva que se entrega en un beso, también agua.
Buscamos el mar para encontrar el beso, tal buscamos el beso para encontrar el amor. Solo los profundamente enraizados consiguen ver mar donde hay mar, beso donde hay beso. Para el resto las experiencias se aprisionan como una vida extra en un videojuego de los 80.
Leemos compulsivamente, acudimos al cine, y rezamos para que cada línea que se amontona en nuestra cabeza, después de salir de una sala casi vacía en un día de sol en el norte de helechos, no se evada de camino a casa mientras conduces con el opiáceo natural del placer, rezas o mejor pides que recen a San Antonio, que nadie violente tu camino, que no hayas de frenar de golpe, tan inconsciente, que más temes porque se vaya la idea preñada en ríos de sangre en vez de tinta, porque aún no ha llegado la hora de que tus pies toquen el suelo.
Manejas, que es verbo que se me antoja adecuado para lo que haces con tu cabeza mientras conduces, alargas más calles y no te encarnas, ¿Quién quiere ver beso donde solo beso? ¿Quién quiere ver mar en una gotera?

 

 

 

6 COMENTARIOS
  • María De Las Casas
    Responder

    Aunque haya un camino recto para llegar a un sitio a veces es bonito dar rodeos. Es a través de esos rodeos que puedes consguirte con el lobo o a través de un beso a un sapo conseguirte con tu príncipe azul. Por eso de referirnos a las fábulas, ya sabes.
    MUACK!

    1. Oliva Olga
      Responder

      Eres sabia amiga😘. ¡Mucho!

  • Maribel
    Responder

    Un gusto leerte Olgui. Me encanta que evoques las raíces.. Qué difícil estar lo suficientemente enraizado para no versionar, buscar en cada cosa, la otra.. Nos perdemos.
    Vamos manejando mientras… Vivimos?
    Un abrazo… Te sigo… ❤

    1. Oliva Olga
      Responder

      Es un gusto que tú te pases por aquí, y un honor, eres una artistaza como la copa de un pino, y además una persona adorable ¡abrazo inmenso Maribel!

      1. Maribel
        Responder

        Olgui agradezco tus palabras. Mi rostro colorado no tanto. El placer es mío tanto a nivel artístico que me maravilla, como a nivel personal que lo haces aún más.
        Te sigo. Seguimos… 😍
        GRACIAS!

        1. Oliva Olga
          Responder

          <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *